518468.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx
  • Comentarios:0

Sólo el fin del mundo


Con tan solo 27 años Xavier Dolan ya es mundialmente conocido en la industria del cine, el director canadiense ha conseguido arrasar con sus películas en distintos festivales y crea controversia cada vez que estrena una película. La última aparición de uno de los títulos de Dolan ha sido “Sólo el fin del mundo” (“Juste la fin du Monde”).

Para este largometraje el canadiense ha contado con importantes nombres del cine, Marion Cottillard, Vincent Cassel o Léa Seydoux, entre otros.  La historia que se narra en Sólo el fin del mundo es la de un joven (Gaspard Ulliel)  que vuelve a la casa donde se crió, después de pasar 12 años sin ver a su familia, para contarles que se va a morir. Un argumento que se complica y entreteje una subtrama llena de dificultades para el personaje principal. Aficionado a los dramas familiares Xavier Dolan sorprender esta vez con esta adaptación de la obra teatral de Jean-Luc Lagarce.  Tras su debut con J’ai tué ma mère  en 2009 (Yo maté a mi madre) Dolan se ha caracterizado por ser un director transgresor que rompe con lo anteriormente visto en el cine,consiguiendo siempre que se hable de él y de sus obras.

En este film el director encierra a los personajes en primeros planos, que agotan visualmente al espectador, casi tanto como la frustración y el histerismo que acompaña a los personajes durante toda la película. Pero también se respira un halo de nostalgia, de imágenes que evocan el pasado del personaje, llenas de luz y esperanza que al regreso al presente se ven totalmente perdidas, sólo tímidamente reflejadas en la hermana pequeña del protagonista ( Léa Seydoux) que también se ve afectada por los problemas de los demás.  Dolan es una buena representación de las miles de opciones que puede ofrecernos el cine, es otro punto de vista dentro de la industria y consigue siempre sorprender con sus títulos.  En  esta ocasión la obra consiguió alzarse con el premio a mejor director, montaje y actor (Ulliel ) en los Premios César y con el Gran Premio del Jurado, en el Festival de Cannes, pese a ello la crítica ha tenido una gran diversidad de opiniones.

Si bien es cierto que el radicalismo al que lleva Dolan las emociones de los personajes en la película consigue extenuar a cualquiera en la sala del cine, sigue manteniendo la esencia pop que lo caracteriza y juega con los extremos y las perspectivas de los personajes hasta calar en los espectadores. Es una buena forma de salir del cine convencional y adentrarse en un mundo nuevo.
Andrea Gómez Navarro